martes, 15 de agosto de 2017

LOS TRAPECIOS, ESAS PEQUEÑAS Y A VECES CONTROVERTIDAS HERRAMIENTAS PREHISTÓRICAS.

LOS TRAPECIOS, ESAS PEQUEÑAS Y A VECES CONTROVERTIDAS HERRAMIENTAS PREHISTÓRICAS.

Aunque tienen unas características bastante precisas (sobre todo la forma trapezoidal, uno de sus lados- generalmente el mayor – de filo cortante, y los otros tres más o menos abruptos), pueden tener una gran variabilidad en los elementos técnicos que lo conformaron, que pueden sufrir múltiples combinaciones.   Normalmente los dos lados menores tienden a ser abruptos, aunque las inclinaciones pueden sufrir cierto grado de verticalidad (desde 90 a 45 grados) y haber sido conseguidas por diversas técnicas, desde el ángulo de ataque para las piezas mayores, o abatimiento por presión para las más pequeñas, en delicadas manipulaciones fabriles, logrando autenticas miniaturas, aguantando sin romperse casi milagrosamente. Otras veces alguno de estos lados abruptos puede haber sido conseguido directamente por rotura de un producto laminar o alargado, aunque discernir si la rotura fue intencionada o fortuita no es siempre posible. El resultado al final es el mismo. Hagan la prueba y lo comprobaran. El filo cortante siempre es un elemento imprescindible en el trapecio, que por lo general suele corresponderse con el lado mayor, y el otro lado suele tener distintos grados de verticalidad, que puede alcanzar desde 0 a 90 grados. Los más perfectos son los que componen el trapecio con tres lados abruptos y el lado restante cortante. .., y luego vienen los puristas, aquellos que defienden la pureza del tipo con la fe del converso, y nos dicen que un trapecio solo lo es si reúne tales o cuales cualidades. Nosotros ya somos más laxos, y nos conformamos con que tenga forma trapezoidal, un filo cortante, y unos lados más o menos abatidos, aunque cada vez admiramos más estas pequeñas piezas que nos muestran la pericia y maestría de nuestros antepasados prehistóricos.
Su cronología también es variada, tomando carta de identidad en el Magdaleniense, y prolongándose hasta la Prehistoria Reciente, cada vez con mayor perfección y delicadeza.
Hoy compartimos una de estas piezas en miniatura, de apenas unos milímetros, perteneciente al neolítico malagueño, procedente del ajuar de un enterramiento en Cuevas de San Marcos (Málaga), y cuyo estudio concluimos hace poco tiempo. Es una joya.
Deseamos que os guste.

Yacimientos Arqueológicos de La Araña. 

domingo, 13 de agosto de 2017

LA BELLEZA DE UN OBJETO DEL NEOLÍTICO ANTIGUO DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

LA BELLEZA DE UN OBJETO DEL NEOLÍTICO ANTIGUO DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

La revolución neolítica trajo muchas cosas nuevas. Aprendimos a producir nuestros propios alimentos, con la invención de la ganadería y la agricultura, aparecieron nuevas técnicas para trabajar la piedra, inventamos la cerámica, y con ella pudimos disponer de recipientes para sólidos y líquidos, y la posibilidad de almacenamiento. En los primeros momentos del Neolítico no parece que hubiera mucho que almacenar, a juzgar por el tamaño de las vasijas, que suelen ser medianas y pequeñas. Estábamos ensayando todos los avances del nuevo sistema, incluidos los ensayos de urbanismo, con la aparición de las primeras aldeas y el sedentarismo. Algunos siguen viviendo aún en cuevas, que pronto abandonarían para hacerse urbanitas, aunque siguieron utilizándolas como panteones, dejando a sus muertos junto con los ajuares funerarios. Las cerámicas formaban parte de los objetos depositados, y analizando el cuidado que ponían en su fabricación y decoración, se ve que eran objetos muy preciados. Cuidaban todos los detalles, tanto en las formas de las vasijas como en su decoración, hasta tal punto de haber modelos ornamentales concretos para formas concretas. No se decora de cualquier forma: tienen sus modelos generales, que se aplican con distintas variantes. Los comienzos del Neolítico nos ofrecen las vasijas más bellas y cuidadas, cuidado que se irá abandonando, a medida que la cerámica se convierte en un objeto corriente, perdiendo el halo un tanto mágico de los comienzos, cuando la asociación de tierra, agua y fuego - y el sentido estético de sus fabricantes - dio como resultado tan bellos y útiles recipientes.
Hoy compartimos una de estas hermosas vasijas (fotografía y dibujo) procedente del Abrigo 6 del Complejo del Humo, decorada con un fragmento de Cardiun enmangado – que no con peine - que está incompleta y necesitada de una buena restauración.
Deseamos que os guste.
Yacimientos Arqueológicos de La Araña
13-8-2017.



  

sábado, 12 de agosto de 2017

SEGUIMOS MOSTRANDO PIEZAS DEL PALEOLÍTICO INFERIOR DE LA COLECCIÓN DE IMANOL REYNA EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

SEGUIMOS MOSTRANDO PIEZAS DEL PALEOLÍTICO INFERIOR DE LA COLECCIÓN DE IMANOL REYNA EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

En estos días de vacaciones y feria malagueña, seguimos compartiendo con  vosotros algunas de las excelentes piezas que se muestran en el Centro de Interpretación de las Cuevas de La Araña.  Dentro del Paleolítico Inferior, la Colección de Imanol Reyna tiene algunas magníficas, como el hendidor  que compartimos hoy.
Deseamos que os guste.
Yacimientos Arqueológicos de La Araña.

12-8-2017.

viernes, 11 de agosto de 2017

LOS BIFACES, ESAS PIEZAS EMBLEMÁTICAS DEL PALEOLÍTICO INFERIOR

LOS BIFACES, ESAS PIEZAS EMBLEMÁTICAS DEL PALEOLÍTICO INFERIOR

El Paleolítico Inferior, el periodo más antiguo de la Prehistoria, es también el más largo, en el cual la Humanidad necesitó un dilatadisimo periodo de tiempo en su propia evolución como seres vivos, y una vez aparecidas las primeras herramientas humanas e inventada la tecnología, necesitamos otro larguísimo periodo para ir perfeccionando e inventando nuevas herramientas de piedra, que nos fueran ayudando a seguir prosperando como seres tecnológicos e inteligentes. La última etapa de este amplio tramo de la Historia Humana es el Achelense, con la que termina el Paleolítico Inferior. Si tuviéramos que elegir un tipo de herramienta como emblema de este tramo, nos quedaríamos con el bifaz. Es un tipo inventado en África, hace más de un millón de años, y a Europa nos llegó en torno hace algo más de 500.000 años.  Es un útil que tenía múltiples aplicaciones y usos. Tanto es así, que algunos arqueólogos – pese a su proverbial seriedad a la hora de utilizar términos – le han denominado como “la navaja suiza de la Prehistoria”. En la Bahía de Málaga y en La Araña también llegó “la moda” de los bifaces, hace la friolera de medio millón de años.
Gracias a la generosidad de la familia Reyna-Escalera, el Centro de Interpretación Cuevas de La Araña, cuenta con un nutrido y variado testimonio de los bifaces andaluces, en la Colección de Imanol Reyna.
Hoy compartimos con vosotros una de estas magnificas piezas de la Colección Imanol Reyna. Un estupendo bifaz, realizado en cuarcita. Fue utilizado por las robustas manos de un pre neandertal, que vivió en Andalucía hace muchos, muchos, milenios.
Deseamos que os guste.
Yacimientos Arqueológicos de La Araña.
10-8-2017.



miércoles, 9 de agosto de 2017

EL AMPLIO REPERTORIO DE LOS ADORNOS EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

EL AMPLIO REPERTORIO DE LOS ADORNOS EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

El adorno  es un elemento ancestral desde la noche de los tiempos. Al menos, que sepamos, desde la lejana época de los neandertales. Desde entonces, los seres humanos nos hemos dotado de toda clase de ornamentos, conservándose aquellos que fueron fabricados en materiales más perdurables (dientes, huesos, conchas, piedras, etc),  que aparecen en las excavaciones, aunque con toda probabilidad otros muchos más perecederos fueron utilizados por nuestros antepasados, desapareciendo sin dejar rastro en los estratos prehistóricos.
En la  Araña el repertorio ornamental es amplio, desde los muy elaborados (pulseras de piedra, cuentas circulares y acodadas, colgantes, etc), hasta los que apenas han necesitado una pequeña intervención para convertirse en adorno. Un simple orificio en una concha la puede convertir en colgante o cuenta de collar. A veces no hace falta ni eso, ya que las conchas las encontraron en la playa con el agujerito hecho, y se las llevaron, terminando en las cuevas. En ocasiones la propia morfología de la concha era una delicada cuenta de collar, como es el caso de los Antalis, esos delicados tubitos que fueron recogidos en la playa. Algunos tienen un diámetro interior aceptable para un fino cordoncillo de fibras vegetales. Otras veces el diámetro interior es tan pequeño (un milímetro) que nos cuesta imaginar un cordón prehistórico de ese grosor.
Hoy les mostramos varios fragmentos de Antalis del Abrigo 6 del Complejo del Humo, procedentes de estratos del Neolítico.
Deseamos que os guste.
Yacimientos Arqueológicos de La Araña.


9-8-2017.


PESE A LOS TRABAJOS DE REMODELACIÓN DEL CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LAS CUEVAS DE LA ARAÑA, HOY HEMOS SACADO TIEMPO PARA UNA VISITA ESPECIAL

PESE A LOS TRABAJOS DE REMODELACIÓN DEL CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LAS CUEVAS DE LA ARAÑA, HOY HEMOS SACADO TIEMPO PARA  UNA VISITA ESPECIAL

En estos días en que muchos españoles están disfrutando de vacaciones, nosotros estamos muy atareados con la remodelación del Centro de Interpretación de las Cuevas de La Araña, y terminando algunos artículos de investigación. Así y todo, hemos sacado tiempo para atender a una familia madrileña. Ha sido una visita especial, porque uno de sus miembros venia de las excavaciones de la Cueva del Ángel en Lucena (Córdoba, España), que seguro que será en breve un yacimiento referencial a nivel europeo. Las dirige nuestro amigo Cecilio Barroso, el descubridor de los neandertales de Zafarraya, y una autoridad en el Paleolítico Medio. Ahora está siguiendo la pista de los preneandertales andaluces, y dado su empeño seguro que los encuentra. En fin, tanto Cecilio como Ángel son especiales. Por eso hemos hecho un esfuerzo para atender a nuestros amigos de hoy, que nos han conectado con otro yacimiento de primer orden, como los de La Araña. Juntos hemos dedicado la mañana a ver el Centro de Interpretación y a visitar el Parque Prehistórico de Málaga. Nos ha dado tiempo a ver la Cueva el Humo, donde vivieron los neandertales durante 60.000 años, y uno de los panteones del Neolítico y del Calcolítico, cuando ya las cuevas se habían convertido en panteones, como último servicio a los grupos humanos prehistóricos, que ya vivían en chozas y cabañas al exterior. En fin, a pesar del sofocante calor nos lo hemos pasado bien. Los cuevas se han comportado como refugios hospitalarios, ofreciéndonos su frescura, frente a las temperaturas exteriores.
Queremos compartirlo, y deseamos que os guste.
Yacimientos Arqueológicos de La Araña.
8-8-2017.